La historia de ‘María García, la hechicera’ en El Madroñal

Aparecen gatos muertos por envenenamiento
11 octubre, 2023
¿Qué hacemos con el césped artificial de la Villa?
13 octubre, 2023

La historia de ‘María García, la hechicera’ en El Madroñal

El local vecinal de El Madroñal en Santa Brígida acoge el próximo 20 de octubre, dentro del marco de ‘Historias del Madroñal’, la presentación de ‘María García, la hechicera de Terore’, del historiador Gustavo A. Trujillo Yánez.

En 1608, el nombre de María quedó registrado en los anales de la historia cuando fue sometida a un proceso judicial por el tribunal eclesiástico de la época.

El proceso seguido contra María García se conserva en el Archivo del Santo Oficio de la Inquisición de Canarias (custodiado por el Museo Canario), uno de los conjuntos documentales más completos y mejor conservados de España. Tiene a disposición de los usuarios la base de datos ‘Inquisición de Canarias’ con más de 20.000 folios entre edictos, procesos, reducciones, informaciones de limpieza de sangre, libros prohibidos, testimonios de supuestos hechizos o pactos con el diablo de aquellas víctimas que fueron llevadas a juicio o ardieron bajo las llamas.

El archivo del Santo Oficio contabiliza más de 2000 víctimas sentadas en el banquillo de las que 368 sufrieron castigos (327 eran mujeres). Entre ellas María García, una mujer natural de Teror, acusada por la justicia inquisitorial de Canarias de delitos que no cometió.

 Historias de brujas

 ‘Historias de brujas’ es el título de la colección de libros dedicada a uno de los capítulos menos conocidos de la Historia de Canarias: las biografías de las mujeres perseguidas por el Tribunal de la Inquisición o del Santo Oficio, acusadas de practicar la brujería y la hechicería, durante los siglos XVI al XIX.

La institución sembró el terror en Canarias durante más de 300 años, desde su instauración en 1488 hasta su abolición definitiva acaecida en 1834. Las listas de herejes se colgaban en las puertas de las iglesias, al tiempo que se solicitaba a la “gente de bien” que buenamente delatara a sus vecinos.

La mayoría de los reos eran mujeres de condición humilde, solas o viudas, también homosexuales y falsos conversos (judíos y musulmanes que mantuvieron sus ritos en la intimidad de su hogar). En estos registros eclesiásticos quedaron recogidos sus cargos, orígenes, aspecto, así como el castigo al que fueron sometidos.

Tras la publicación del primer volumen en 2021 dedicado a ‘Jerónima, la niña bruja’ (1805), la colección ‘Historia de Brujas’ ha sacado a la calle un segundo libro dedicado a la vida de María García, una mujer que vivió una vida marcada por la injusticia y el prejuicio de su época.

María García se vio atrapada en una red de acusaciones infundadas que la señalaban como practicante de la hechicería y supuesta cómplice del diablo. A lo largo de su juicio, se enfrentó a una lucha desigual. Las acusaciones en su contra eran basadas en testimonios sin fundamento en un contexto en el que la fe religiosa prevalecía, y pocas personas estaban dispuestas a defenderla. Como resultado, María fue condenada por el tribunal eclesiástico y su vida tomó un giro trágico.

Inquisición “benigna”

En Europa se desencadenó una brutal represión contra las supuestas brujas, al tratarse de una idea que obsesionaba a la Iglesia católica y protestante, y que se radicalizaría cuando Roma puso a punto una institución de gran poder que vivió su esplendor y su mayor barbarie con la Santa Inquisición.

Sin embargo, según los historiadores y la abundante historiografía sobre el tema producida en los últimos años, la sagrada congregación tuvo “una actuación benigna” en Canarias debido a su tardía implantación con respecto al territorio peninsular.

Durante gran parte del siglo XVI Canarias dependió administrativamente de Sevilla y sólo existía un inquisidor en las islas, que más tarde se convertiría en tribunal autónomo, con varios inquisidores y funcionarios, justificándose su independencia por el papel vigilante de los numerosos extranjeros que llegaban a Canarias como territorio atlántico.

Tal es el caso, como ejemplo, de una familia de La Palma, en el año 1526. Padre, madre e hijo son condenados a morir bajo las llamas tras ser acusados por el Tribunal del Santo Oficio de Las Palmas de haber mantenido prácticas judaicas en la intimidad de su vivienda.

María García es un recordatorio sombrío de las injusticias que prevalecieron durante siglos. Su historia refleja la importancia de aprender de la historia y luchar contra la intolerancia y la persecución basada en creencias infundadas, a fin de asegurar que tragedias como la suya no se repitan en el futuro.

La segunda parte del libro incluye ‘Lo que callan los cuentos de brujas de tradición oral’, por Sarai Cruz Ventura. Las narraciones cuentan además con ilustraciones de la dibujante Carla Clementina Fernández, ‘Talamaletina’.

Recuerden: la presentación del libro tendrá lugar el 20 de octubre, a las 19.00 horas, en el local vecinal de El Madroñal. Una tarde llena de actos muy interesantes que desarrollaremos en próximas publicaciones, y tras los que están la Asociación para la Divulgación de la Historia de Canarias (Adhica), la empresa educativa y cultural Bilenio, y el Ayuntamiento de Santa Brígida a través de las Concejalías de Cultura y Participación Ciudadana.

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información

ACEPTAR