Skip to content
Inicio arrow Medio Ambiente arrow Contra el Cambio Climático: ACTÚA YA

Contra el Cambio Climático: ACTÚA YA

Imprimir
Sunday, 11 de November de 2007

Algunos consejos para actuar contra el Cambio Climático.

La Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Santa Brígida ofrece algunos consejos y alternativas para el ahorro energético y la reducción de la contaminación atmoférica.

¿Qué es el cambio climático?


El cambio climático es un fenómeno que se va a producir lentamente a lo largo de este siglo, y obedece, fundamentalmente a la cantidad tan elevada de dióxido de carbono (CO2) que hemos puesto en la atmósfera.

Los modelos científicos predicen aumentos de temperaturas de entre 1,5 y 6 grados, ahora solo hemos subido 0,5 grados respecto al inicio de la revolución industrial, y efectivamente, ya vemos como el clima se va extremando.

La corriente del Golfo, que lleva las aguas cálidas hasta el norte de Europa y pone el mar en movimiento, cada vez lo hace en menor cantidad debido al deshielo en el Atlántico Norte, es decir, llega menos aguas cálidas a esas latitudes, lo que podría provocar que el calentamiento inicial que estamos sufriendo derive en una glaciación.

El simple hecho de que el nivel del mar pueda subir entre 10 y 20 centímetros, cuando ahora lo hace 2 milímetros por año, es preocupante, porque supone una modificación de las costas, y eso afecta al sector del turismo, tan importante en Canarias y a las poblaciones costeras.



¿Cómo producimos esa contaminación?


Las emisiones de CO2 a la atmósfera principalmente se derivan de los transportes y del consumo energético (agua y luz). En Canarias el agua de nuestros hogares proviene de la desalinización, un proceso a base de la quema de combustibles fósiles que genera dióxido de carbono.

La energía de nuestra casa, otro tanto de lo mismo, procede de fuentes no renovables (petróleo) y su combustión genera contaminación a la atmósfera.

El uso del vehículo privado, y en general todo el sector del transporte, junto con la industria son elementos que contribuyen a más contaminación atmosférica.

Todo aquello que puedas hacer tú desde tu casa, desde tus movimientos cotidianos en la línea de la reducción de la contaminación, siempre son gestos positivos a favor de mitigar los efectos del Cambio Climático.



¿Cómo puedes ayudar tú?


La aportación de cada persona es fundamental. La noche del jueves, día 15 de noviembre, será una oportunidad para demostrar que estamos concienciados en el ahorro energético y para frenar el Cambio Climático. Entre las 20 y las 20:05 horas debemos realizar una desconexión del consumo eléctrico en viviendas, centros de trabajo públicos y privados e instalaciones y equipamientos públicos durante cinco minutos.

Será en toda España y desde el Ayuntamiento de Santa Brígida invitamos a sumarse a ella a cuantas personas y entidades deseen llamar la atención de la sociedad y de las instituciones sobre la necesidad de tomar medidas urgentes ante la grave amenaza del Cambio Climático.



Algunos ejemplos de cómo actuar en casa:



ILUMINACIÓN:


Siempre que sea posible, aproveche la iluminación natural.

Cambie las bombillas incandescentes por otras de bajo consumo. Son más caras, pero duran hasta diez veces más, y gastan entre cuatro y cinco veces menos. Cambie, con prioridad, las que más tiempo están encendidas.

Utilice colores claros en las paredes y techos: aprovechará mejor la iluminación natural y podrá reducir el alumbrado artificial.

No deje luces encendidas en habitaciones que no esté utilizando.

Reduzca al mínimo la iluminación ornamental en exteriores: jardines, etc.

Mantenga limpias las lámparas y las pantallas, aumentará la luminosidad, sin aumentar la potencia.

Adapte la iluminación a sus necesidades y dé preferencia a la iluminación localizada: además de ahorrar conseguirá ambientes más confortables.

Use tubos fluorescentes donde necesite más luz durante muchas horas; por ejemplo, en la cocina.

En vestíbulos, garajes, zonas comunes, etc., es interesante colocar detectores de presencia para que las luces se enciendan y apaguen automáticamente.




EL AGUA:

Ojo con el agua. Revise todos los grifos de la casa. Que no goteen. Una forma de reducir el consumo es colocar difusores de caudal.
Si tiene jardín, instale riego por goteo. Elabore su propio abono (compost) con los restos orgánicos. Y cuide mucho el uso de plaguicidas y fertilizantes químicos.
Racionalice el consumo de agua. No deje los grifos abiertos inútilmente (en el lavado, en el afeitado, en el cepillado de dientes).

Los sistemas con acumulación de agua caliente son más eficientes que los sistemas de producción instantánea y sin acumulación.

Es muy importante que los depósitos acumuladores y las tuberías de distribución de agua caliente estén bien aislados.

Una ducha consume del orden de cuatro veces menos agua y energía que un baño. Téngalo en cuenta.

Evite goteos y fugas de los grifos. El simple goteo del grifo del lavabo significa una pérdida de 100 litros de agua al mes.

Existen en el mercado cabezales de ducha de bajo consumo que permiten un aseo cómodo, gastando la mitad de agua y, por tanto, de energía.

En los grifos se pueden colocar reductores de caudal.

Los reguladores de temperatura con termostato, principalmente para la ducha, pueden ahorrar entre un 4 y un 6% de energía.

Una temperatura entre 30 °C y 35 °C es más que suficiente para tener una sensación de comodidad para el aseo personal.

Si un cuarto de baño, o cocina, todavía tiene grifos independientes para el agua caliente y el agua fría, cámbielos por un único grifo de mezcla (monomando).

Los sistemas de doble pulsador o de descarga parcial para la cisterna del inodoro ahorran una gran cantidad de agua.



LOS ELECTRODOMESTICOS:


Compre frigoríficos con etiquetado energético de clase A+ y A++. Ahorran energía y dinero.

No compre un equipo más grande del que necesita.

Coloque el frigorífico o el congelador en un lugar fresco y ventilado, alejado de posibles fuentes de calor: radiación solar, horno, etc.

Limpie, al menos una vez al año, la parte trasera del aparato.

Descongele antes de que la capa de hielo alcance 3 mm de espesor: podrá conseguir ahorros de hasta el 30%.

Compruebe que las gomas de las puertas están en buenas condiciones y hacen un buen cierre: evitará pérdidas de frío.

No introduzca nunca alimentos calientes en el frigorífico: si los deja enfriar fuera, ahorrará energía.

Cuando saque un alimento del congelador para consumirlo al día siguiente, descongélelo en el compartimento de refrigerados en vez de en el exterior; de este modo, tendrá ganancias gratuitas de frío.

Ajuste el termostato para mantener una temperatura de 5 °C en el compartimento de refrigeración y de -18 °C en el de congelación.

Abra la puerta lo menos posible y cierre con rapidez: evitará un gasto inútil de energía.



EQUIPOS OFIMÁTICOS (ORDENADOR, IMPRESORA, ETC.)


Compre equipos con sistemas de ahorro de energía "Energy Star" y apáguelos completamente cuando prevea ausencias prolongadas, superiores a 30 minutos.

Igualmente es conveniente comprar impresoras que impriman a doble cara y aparatos de fax que usen papel normal.

Cuando no vayamos a utilizar el ordenador durante periodos cortos podemos apagar solamente la pantalla, con lo cual ahorraremos energía y al volver a encenderla no tendremos que esperar a que se reinicialice el equipo.

Las pantallas LCD ahorran un 37% de la energía en funcionamiento, y un 40% en modo de espera.

El salvapantallas que menos energía consume es el de color negro.

Se pueden conectar varios equipos ofimáticoas a “ladrones” o bases de conexión múltiple con interruptor. Al desconectar el ladrón, apagaremos todos los aparatos a él conectados, con el consiguiente ahorro energético.


CONDUCIR MENOS:


La regla más importante para hacer más habitable nuestro entorno urbano: conducir menos. El transporte público en España consume seis veces menos energía, por cada viajero, que el privado, según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). Los coches consumen ahora un 20% menos que hace 20 años, pero aun así, el transporte es responsable en España de un tercio de las emisiones de CO2


ECO-COCHES:


Si nuestra única opción es el coche, busquemos uno que consuma lo menos posible. No olvidar que los vehículos más grandes gastan más que los pequeños. Y buena parte de su consumo dependerá también de la persona que esté al volante. Una conducción eficiente puede reducir el gasto de combustible y la emisión de CO2 un 15%. Primera regla: una velocidad moderada y constante.


UNA CONDUCCIÓN EFICIENTE:

1. Arranque y puesta en marcha:
– Arrancar el motor sin pisar el acelerador.
– En los motores de gasolina, iniciar la marcha inmediatamente después del arranque.
– En los motores diésel, esperar unos segundos antes de comenzar la marcha.

2. Primera marcha:
– Usarla sólo para el inicio de la marcha, y cambiar a 2ª a los 2 segundos o 6 metros aproximadamente.

3. Aceleración y cambios de marchas:
Según las revoluciones:
– En los motores de gasolina: entre las 2.000 y 2.500 rpm.
– En los motores diésel: entre las 1.500 y 2.000 rpm.

Según la velocidad:
– 3a marcha: a partir de unos 30 km/h.
– 4a marcha: a partir de unos 40 km/h.
– 5a marcha: por encima de unos 50 km/h.

Después de cambiar, acelerar ligeramente.

4. Utilización de las marchas:
– Circular lo más posible en las marchas más largas y a bajas revoluciones.
– En ciudad, siempre que sea posible, utilizar la 4a y la 5ª marcha, respetando siempre los límites de velocidad.

5. Velocidad de circulación:
– Mantenerla lo más uniforme posible; buscar fluidez en la circulación, evitando todos los frenazos, aceleraciones, y cambios de marchas innecesarios.

6. Deceleración:
– Levantar el pie del acelerador y dejar rodar el vehículo con la marcha engranada en este instante, sin reducir.
– Frenar de forma suave y progresiva con el pedal de freno.
– Reducir de marcha lo más tarde posible.

7. Detención:
– Siempre que la velocidad y el espacio lo permitan, detener el coche sin reducir previamente de marcha.

8. Paradas:
– En paradas prolongadas, de más de unos 60 segundos, es recomendable apagar el motor.

9. Anticipación y previsión:
– Conducir siempre con una adecuada distancia de seguridad y un amplio campo de visión que permita ver 2 ó 3 coches por delante.
– En el momento que se detecte un obstáculo o una reducción de la velocidad de circulación en la vía, levantar el pie del acelerador para anticipar las siguientes maniobras.

10. Seguridad:
– En la mayoría de las situaciones, aplicar estas reglas de conducción eficiente contribuye al aumento de la seguridad vial. Pero obviamente existen circunstancias que requieren acciones específicas distintas para que la seguridad no se vea afectada.

 

Recogemos tus sugerencias y aportaciones en:

medioambiente@santabrigida.es

 

 
< Anterior   Siguiente >

Ayto. de la Villa de Santa Brígida
C/ Nueva , 13
Tlf.: 928.64.81.81 / 928.64.00.72

Cartelería

Image

 

 

.

Image  

Image 

 Image

Image

 

enlaces

enlaces

enlaces

enlaces

enlaces

enlaces

enlaces

enlaces

enlaces

enlaces

enlaces

enlaces